La existencia de Dios



Por Josué I. Hernández


No podremos quitarnos de encima las grandes preguntas que guardan relación con la existencia, el propósito, el significado y el destino; y así como el teísmo ha de presentar sus razones, también lo ha de hacer su contraparte, el ateísmo. Es decir, no basta con afirmar "Dios no existe", han de exponerse las líneas deductivas por las cuales se llega a semejante conclusión.
El ateísmo afirma mucho, y no ofrece argumentos convincentes para ello (¿Cuál es la evidencia que nos permite creer que el ateísmo es cierto?). Ahora bien, en mi opinión, hay buenas razones para creer que Dios sí existe, y no hay buenas razones para creer al contrario. Es más, debo admitirlo, es mi firme convicción que Dios existe, pues veo que hay razones lógicas y totalmente razonables para creer así.

Sea como fuere que observemos la realidad física, podemos admitir con total libertad que ningún elemento de ella puede explicar en sí mismo su propio origen. Es decir, al tomar el universo físico y desmenuzarlo hasta sus componentes más básicos y diminutos, siempre quedamos con una entidad física o cuantitativa que no posee una razón de su propia existencia en sí misma. El universo no halla en sí mismo su propio origen. La causa queda fuera del universo, es anterior a él. Lo cual significa que la causa del universo no es física, sino espiritual, y es superior al propio universo.
Luego, al observar nuestro derredor nos encontramos con información, con tanta información que no puede ser etiquetada como aleatoria. Y bien sabemos que donde encontramos información, hay una mente que la dispuso en una secuencia lógica para nosotros. La información de una enciclopedia no se produce a sí misma. El Quijote de la Mancha no fue impreso por la explosión de una imprenta. Este artículo es el fruto de una mente. Si tomamos solamente nuestro ADN nos asombramos con la información allí dispuesta para posibilitar la vida humana. La inteligibilidad del universo asume una mente previa, una mente sobrehumana.

Por lo tanto, nos encontramos con una causa no física, que es externa al universo y superior a él. Ha de ser una causa eterna, no sujeta a tiempo/espacio, quien es la causa intelectual de nuestra existencia, una mente creadora sobre humana, divina, Dios.

Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Los Diezmos

El plan bíblico de salvación

“SANTOS”

Hoy más que nunca, predicar “a Cristo” requiere que prediquemos acerca de la iglesia local, su organización y su obra

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

“Escrito Está”