Compruebe la actitud de su corazón


Por Josué I. Hernández 


Salomón afirmó que como un hombre piensa en su corazón, así es él (Prov. 23:7). Por lo tanto, la conducta de un hombre está determinada por la condición de su corazón. Si su conducta está mal, es porque su corazón está mal. Simón el mago pecó porque su corazón no era recto a los ojos de Dios (Hech. 8: 18-23). Porque del corazón salen los pecados de la vida de un hombre (Mat. 15:19). Así también, desde el corazón viene la obediencia al modelo divino del evangelio (Rom. 6:17,18). Por lo tanto, la necesidad de cuidar con diligencia nuestro corazón, es evidente (Prov. 4:23).

La actitud del corazón de un hombre hacia la verdad determina su relación con Dios. Pablo señaló a quienes son engañados porque “no recibieron el amor de la verdad que para ser salvos” (2 Tes. 2:10). Hay que amar la verdad con el fin de ser salvo. Hay que seguir la verdad en amor (Ef. 4:15). Jesús declaró que la verdad por la cual uno es santificado es la palabra de Dios (Jn. 17:17). Si alguno ama la verdad, la creerá, y la obedecerá. En ella caminará, y por ella será ordenada su vida. Una vida ordenada, agradable, y aceptable a Dios.

El propósito de Satanás es eliminar la palabra de Dios del corazón, para que el pecador no crea y sea salvo (Luc. 8:12). Con el fin de lograr esto,  Satanás debe destruir el amor por la verdad. Esto es fácilmente logrado con las pruebas, afanes, riquezas, y placeres de la vida. Cada seducción a sucumbir frente a las pruebas, cada tentación a preocuparse por las cosas de este mundo, o por exaltar y entronizar a las riquezas y placeres, es una ocasión de parte de Satanás para desarrollar en nuestro corazón una actitud equivocada hacia Dios y su bendita palabra.
Si entronizamos al mundo y las cosas del mundo, entonces Dios será destronado. Si desarrollamos en el corazón una actitud equivocada hacia Dios y su palabra, entonces una vida equivocada será el resultado seguro.

La mala actitud hacia Dios y su palabra, siempre es el resultado del desarrollo de una mala actitud previa hacia él y su bendita palabra. Cada cual siempre hace lo que ama (cf. Apoc. 22:15). El deseo profano de Israel fue emular a las naciones de alrededor (1 Sam. 8:5,20) lo cual les llevó a estar disconformes con el arreglo de Dios (cf. Ez. 20:32). En última instancia, la propia demanda de un rey les llevó a la apostasía completa.
Fue el deseo injusto por la preeminencia y el poder eclesiástico, lo que llevó a los cristianos de antaño, lejos de la simplicidad del modelo del Nuevo Testamento en cuanto al gobierno de la iglesia; lo cual, a su vez, impulsó y proyectó el desarrollo de la jerarquía católica romana.
Fue la insatisfacción con las limitaciones de la palabra de Dios y el deseo de ganar prestigio en el mundo, lo que dio lugar a la digresión en las filas del llamado movimiento de restauración. En fin, la insatisfacción con la sencillez del evangelio, unida al deseo de reconocimiento, sofisticación y prestigio, siempre conduce a resultados desastrosos.

Como antes ocurrió, puede ocurrir hoy. Examinemos nuestros corazones y examinemos nuestras almas para ver si hay algún propósito vano, o motivos injustos que corregir.
¿Cómo está nuestra actitud hacia Dios y su palabra? ¿Estamos satisfechos con los arreglos de Dios? ¿Amamos su gloriosa verdad? ¿Estamos contentos de permanecer dentro de los límites de las enseñanzas de Cristo (2 Jn. 9)? ¿Queremos hacer la voluntad de Cristo (Jn. 7:17; 8:31,32)?

Que seamos capaces de responder honestamente a semejante cuestionamiento. Porque si mantenemos nuestro corazón recto ante los ojos de Dios, nunca nos extraviaremos de su camino.

Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Los Diezmos

El plan bíblico de salvación

“SANTOS”

Hoy más que nunca, predicar “a Cristo” requiere que prediquemos acerca de la iglesia local, su organización y su obra

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

“Escrito Está”