¿INVESTIGAR O PREDICAR?


Por Josué I. Hernández

El trabajo de un fiel predicador del evangelio, es predicar la palabra con paciencia (cf. 2 Tim. 2:24-26; 4:2). No leemos en la Biblia que el trabajo del predicador sea el ocuparse de investigar a algún hermano, o grupo de hermanos, para luego informar los resultados de su investigación a otros de su persuasión. Tal proceder es totalmente desconocido en las páginas del Nuevo Testamento, y es una violación del procedimiento de disciplina que cada iglesia local debe llevar a cabo en su autonomía y jurisdicción (cf. 1 Cor. 5:1-13; 1 Tes. 5:14; 2 Tes. 3:6,14,15). Porque la jurisdicción de la iglesia local se limita a sus miembros. 
Es más, el convertir a predicadores en "investigadores" se presta para la murmuración y el chisme, y en la práctica hace de quienes deben ser "predicadores del evangelio", una casta de “investigadores secretos”, y no hay autoridad para semejante escenario en el cuerpo de Jesucristo.
La información responsabiliza a quien la posee, según la capacidad y oportunidad del que sabe algo; pero, la acción del que tiene cierta información siempre debe conformarse al patrón del Nuevo Testamento (2 Tim. 1:13).

Ninguno podría “cortar comunión” por información obtenida forzosamente, y de manera inadecuada, o empecinarse en imponer su juicio en la hermandad por “datos” que maneja de algún hermano a quien investigó o envió a investigar. A su vez, ningún fiel predicador debe aceptar alguna petición para investigar a hermanos, sin importar que su salario quede en juego por ello. Debemos hacer lo correcto, estando dispuestos a pagar el precio, agradando a Dios antes que a los hombres (cf. Gal. 1:10).

Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Los Diezmos

El plan bíblico de salvación

“SANTOS”

Hoy más que nunca, predicar “a Cristo” requiere que prediquemos acerca de la iglesia local, su organización y su obra

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

“Escrito Está”