“NOS GLORIAMOS EN LAS TRIBULACIONES”


ROMANOS 5:1-5


Introducción.
   * Romanos 5:1, 2, “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes…”
   * Justificados por la fe significa justificados por el evangelio de la gracia de Dios. La obediencia al evangelio se describe y se enfatiza a través de Romanos: oír el evangelio puro (Romanos 10:17); esto produce la fe obediente  (1:5; 6:17,18; 16:26); el arrepentimiento (2:4); la confesión de la Deidad de Cristo (10:9, 10); el bautismo para el perdón de pecados (6:3-5; Hechos 2:38).
   * De esta manera tenemos paz porque como dice Romanos 8:1, “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”.

“NOS GLORIAMOS”
   * “Gloriarse con razón. Ro 5.11, “nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación”; 1 Co 3.21, “El que se gloría, gloríese en el Señor”; 2 Co 9.2, “conozco vuestra buena voluntad, de la cual yo me glorío entre los de Macedonia”; 2 Co 12.9, “de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades”; Gl 6.14 “lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo”; Flp 3:3 “nos gloriamos en Cristo Jesús”, Stg 1:9, “El hermano que es de humilde condición, gloríese en su exaltación”. (Dicc. Vine).
  * Estos textos nos ayudan a entender Romanos 5:2, 3, “nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones…”
   * En primer lugar “nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios”.
   * Entonces el cristiano puede gloriarse aun en las tribulaciones porque tiene paz en su alma siendo reconciliado con Dios y tiene la esperanza de la vida eterna. Con razón cuando fueron bautizados para el perdón de sus pecados (Hechos 2:38), el etíope “siguió gozoso su camino” (Hechos 8:39) y el carcelero “se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios” (Hechos 16:34). Se gloriaban en la esperanza de la gloria de Dios.
   * Además el cristiano puede gloriarse en las tribulaciones sabiendo que tales pruebas llevan buen fruto espiritual en su vida.
   * Mateo 5:10-12, “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros”.
   * Hechos 5:40, 41, “Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad. 41 Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre”.
   * 1 Pedro 4:12, 13, “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, 13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría”.

TRIBULACIONES”
   * La palabra griega thlipsis se traduce “aflicción” o “tribulación”. “Significa principalmente presión, cualquier cosa que abrume el espíritu”. (Dicc. Vine).
   * Otras palabras que se combinan con “tribulación” son angustia y  estrechez. Se usa de necesidades y del sufrimiento en general.
   * Algunas de las tribulaciones de Pablo son enumeradas en 2 Corintios 11:23-28, “en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. 24 De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. 25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; 26 en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; 27 en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez;28 y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias”.
   * Al leer este texto nosotros tenemos que concluir que no sabemos nada de tribulaciones. Comparadas con las de Pablo nuestras “tribulaciones” son insignificantes.
   * Además, las de Pablo tenían que ver su obra en el evangelio. ¿Cuáles son las tribulaciones que sufrimos por causa de Cristo y el evangelio?
   * 2 Corintios 12:7-10. El apóstol Pablo tenía "una espina en la carne". No explica lo que era, pero dice, "Tres veces rogué al Señor que quite ese aguijón de mí. Y me dijo: Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por eso, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo. Por eso, por causa de Cristo, me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte".

LA TRIBULACIÓN PRODUCE PACIENCIA (PERSEVERANCIA)
   * La palabra griega jupomone “lit., permanecer bajo … puede ser pasiva, esto es, en el sentido de sobrellevar algo … o activa, en el sentido de persistencia, perseverancia, constancia, como en bien hacer (Rom. 2.7)”. (Dicc. Vine).
   * Las pruebas soportadas con paciencia perfeccionan el carácter. Santiago 1:2-4, “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”. Santiago 1:12, “Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”.

LA PACIENCIA (PERSEVERANCIA) PRODUCE “PRUEBA” (CARÁCTER APROBADO)
   * La perseverancia produce el carácter aprobado, la prueba de fe. La palabra griega es dokime y se refiere al efecto o resultado de haber sido probado y aprobado. (Dicc. Vine).
   * Esto indica que habiendo perseverado durante sus tribulaciones el cristiano llega al estado de madurez con carácter aprobado por Dios.
   * Las tribulaciones nos hacen depender de Dios. ¿Cuándo oramos más a Dios? ¿Cuando todo nos va bien o en tiempos de mucha tristeza y dolor? Esto significa que las tribulaciones nos acercan más a Dios. En tiempos de mucha prosperidad es más fácil alejarnos de Dios.
   * Deuteronomio 6:10, “Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac  y Jacob que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste,  11  y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivares que no plantaste, y luego que comas y te sacies,  12  cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre”. Es lo que pasó. Cuando eran grandemente bendecidos se apartaron de Dios. Luego en tiempos de aflicción clamaron a Dios.
   * Las tribulaciones nos hacen ser más compasivos. Hebreos 2:18, “Pues en cuanto Él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados”. Así también nosotros. Cuando sufrimos nosotros estamos más conscientes de los sufrimientos de otros y queremos apoyarles en su dolor, porque estamos pensando, “Yo sé lo que está sufriendo. Yo comprendo”.
   *  Las tribulaciones son para disciplina. Hebreos 12:7, “Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? … 11 es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados”. Salmos 119:67, “Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba;  Mas ahora guardo tu palabra … 71 Bueno me es haber sido humillado,  Para que aprenda tus estatutos”.
   * Cuando nos alejamos de Dios, las tribulaciones nos humillan y nos hacen volver a Dios. 2 Crónicas 33:12, “Mas luego que (el rey Manasés) fue puesto en angustias, oró a Jehová su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres.  13  Y habiendo orado a él, fue atendido; pues Dios oyó su oración y lo restauró”. Lucas 15:14, “Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.  15  Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.  16  Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.  17  Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18  Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.  19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.  20  Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.  21  Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.  22  Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.  23  Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;  24  porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse”. ¿Cuándo se arrepintió el hijo pródigo? Cuando estaba muy afligido.
   * Las tribulaciones de esta vida nos hacen anhelar el hogar celestial.Hebreos 11:9, “Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10  porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios … 16  anhelaban una (patria) mejor, esto es, celestial” … Como dice el himno, “No puede el mundo ser mi hogar.”

EL CARÁCTER APROBADO PRODUCE ESPERANZA
   * Desde luego, esto produce la esperanza basada en la Palabra de Dios. En la esperanza están involucrados el deseo y la expectación. Muchas veces la gente usa la palabra “esperanza” solamente en el sentido de deseo, pero la palabra griega (elpida)requiere no solamente deseo sino también expectación.
   * El cristiano, habiendo sido probado y aprobado tiene no solamente el deseo sino también la expectación de la vida eterna. Tito 1:1, 2, “Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad, en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos”.
   * Romanos 2:6, 7, “ el cual pagará a cada uno conforme a sus obras:
vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad”. Tito 3:1, 2; 3:7.

EL AMOR DE DIOS HA SIDO DERRAMADO EN NUESTROS CORAZONES
   * Romanos 5:5, “y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado”. Romanos 8:9, “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”.
   * Hechos 2:38, “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. Hechos 5:32, “Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen”.
   * Dios da el Espíritu Santo a los que obedecen al evangelio y Él obra en nosotros por medio de su Palabra. Santiago 1:18, “Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas” (1 Pedro 1:3, 23). 1 Tesalonicenses 2:13, “Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes”. Efesios 6:17, “la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios”.
   * Esta es la esperanza verdadera que no avergüenza, no le desilusiona, no le deja decepcionado.

POR LO TANTO NO SOLAMENTE SOPORTAMOS LAS TRIBULACIONES SINO   QUE TAMBIÉN NOS GLORIAMOS EN LAS TRIBULACIONES
   * Pablo dijo que la tribulación que él sufría era leve y momentánea.2 Corintios 4:16-18, “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”.
   * Romanos 12:12, "sufridos en la tribulación" (problemas, dificultades, pobreza, accidentes, desempleo, críticas, presiones, amenazas, dudas).
   * Hechos 14:22, "a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios".


Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?