¿Importa Dios?


Por Josué I. Hernández


Algunos se comportan como si Dios no importara. Viven sus vidas a su manera. Maldicen, beben, chismorrean, mienten, engañan, defraudan, roban, o cometen la fornicación. Para ellos, Dios no importa. Sin embargo, la lógica y la Biblia, enseñan que Dios sí importa.

Dios importa porque él es el Creador. Él hizo todas las cosas por medio de Cristo (Gen. 1:1; Jn. 1:1-3; Co. 1:16,17). Siendo el Creador, Dios es superior a la criatura (Gen. 1:26,27). Él dio vida al hombre, el aliento, y todas las cosas (Hech. 17:25). Dios no sólo es el dador de la vida, él es el sustentador de la misma (Heb. 1:2; Hech. 14:17).

Dios importa porque él será nuestro Juez. Dios es el dador de la ley de Cristo (Jn. 16:7-15; 1 Cor. 9:21; Gal. 6:2). Todos los hombres estarán delante de Dios y serán juzgados por Jesucristo según su ley, el evangelio (2 Cor. 5:10; Jn. 5:22; 12:48).

Dios importa porque él es Dios. La naturaleza misma de Dios exige la conclusión de que él es relevante. Dios es Todopoderoso (Gen. 17:1). Él sabe todas las cosas, y con Él todas las cosas son posibles (Sal. 139:7-12; Heb. 4:13; Mar. 14:36). Él es auto existente y eterno (Ex. 3:14; Sal. 90:2).

Así como el presidente de una compañía importa a sus empleados, por el cargo que ostenta. El Dios del universo, y Señor de todas las cosas, es importante porque Él es Dios.

Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?