La voluntad de “la mayoría”, y la voluntad de Dios


Por Josué I. Hernández


Los pecadores siempre están tratando de borrar la distinción entre lo correcto y lo incorrecto. Esto no es algo nuevo en la historia (Prov. 17:15; Is. 5:20; Ez. 13:22), y es algo sobresaliente en nuestra cultura con temas tales como el aborto, donde la mayoría ejerce su poder, a pesar del derecho constitucional por la vida.
Obviamente, con una cosmovisión bíblica, lo correcto e incorrecto no están determinados por la mayoría de alguna “democracia”. Es más, muchas veces el proceder de “la mayoría” puede convertirse en una suerte de agresiva “dictadura”, a pesar de pretenderse como una acción democrática.
Sin embargo, lo correcto y lo incorrecto existen porque Dios existe. Dios es la fuente de la moralidad (1 Ped. 1:15,16).

Hay buenas razones para creer en la existencia de Dios, así como hay buenas razones para creer que la Biblia es su palabra. Debido a lo anterior, con la Biblia abierta podemos afirmar lo siguiente:
  1. Jesucristo tiene toda autoridad (Mat. 28:18) y él es el Señor (Hech. 2:36; Fil. 2:10,11). Por lo tanto, el ser humano no puede ser señor de su camino (Jer. 10:23).
  2. Lo malo afirmado mil veces no se convierte en algo bueno (cf. Ex. 23:2; Mat. 7:13,14).
  3. La mayoría siempre ha estado equivocada, y ha seguido el camino equivocado (Gen. 6:5-8; Mat. 24:37-39; Luc. 17:28,29). La verdad de Dios nunca ha sido popular, sin embargo, es poderosa (Jn. 8:32; 17:17).


Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?