El granjero y el predicador


Por Josué I. Hernández


Cierto día, un predicador visitó a un granjero amigo suyo. El granjero estaba en su campo, sembrando la semilla. Los dos amigos conversaron:

“¿Qué estás haciendo?” – Preguntó el predicador al granjero.

“Estoy sembrando para obtener las futuras cosechas” – Contestó el granjero – “Espero cosechar sandías, tomates, cebollas, papas y maíz”.

“¡Qué!” – Exclamó el predicador – “¿Quieres decir que esperas obtener todos estos tipos de productos de la misma siembra, con la misma semilla? De seguro tienes diferentes semillas mezcladas en el saco”.

“No, te equivocas” – Respondió el granjero – “Sólo tengo semillas de tomate en el saco. Pero, todas estas plantas crecerán del mismo tipo de semilla si yo soy sincero al sembrar y trabajo duro para que crezcan”.

“Estas equivocado, amigo mío” – Dijo el predicador – “Génesis 1:11,12 enseña una de las leyes de Dios sobre la reproducción. Toda semilla producirá según su naturaleza y género. Por lo tanto, si siembras semilla de tomate, es imposible que coseches sandías. Si quieres sandías debes sembrar semillas de sandías. ¡Eres el primer hombre que he visto que quiere cosechar diferentes productos de una misma clase de semilla!”

El agricultor estaba angustiado en este momento de la conversación, porque había sido llevado a creer que la sinceridad haría la diferencia a pesar de la semilla que plantara. Él había llegado a creer que el esfuerzo sincero podría satisfacer su expectativa a pesar de la semilla utilizada. Y a pesar de lo obvio, el granjero preguntó: “Amigo mío, ¿quieres decir que aún con mi sinceridad y dedicación no podría cosechar con semillas de tomates otros vegetales distintos?”

“Amigo mío” – Dijo el predicador – “La sinceridad y el empeño no cambian la naturaleza de la semilla que estas utilizando. Y por lo tanto, la semilla producirá según su naturaleza, y esto al margen de tu sinceridad y dedicación”.

El siguiente día, temprano por la mañana, el granjero fue a oír al predicador entregar su sermón dominical. El sermón trató sobre el cuerpo místico de Cristo, la iglesia invisible. El predicador decía que esta iglesia invisible está compuesta por todas las denominaciones de la cristiandad, todas las iglesias visibles: Episcopal, Metodista, Presbiteriana, Bautista, Católica, Cristiana, Pentecostal, Cuadrangular, etc.
“Cualquiera de estas iglesias” – Dijo el predicador – “Es tan buena como cualquier otra. Todas estas iglesias han salido como resultado de la siembra del evangelio en el suelo del corazón humano”.

El granjero se quedó meditando profundamente… “Algo aquí anda mal” – Pensaba.
Así, pues, el granjero se acercó a conversar con el predicador al final de la reunión.

“¿Acaso no tiene que sembrar semilla Bautista para obtener un Bautista. Y semilla Luterana para obtener un Luterano. Y semilla Metodista para obtener un Metodista?” – Dijo el granjero – “Me parece que estás equivocado al decir que todas estas iglesias han surgido por la siembra de la palabra de Dios. Seguramente estas denominaciones han venido de las semillas de credos y doctrinas humanas” – Añadió el granjero.

“Tal vez tengas razón en eso” – Respondió el predicador – “Pero, no podemos todos ver las cosas de igual forma, y la sinceridad de cada individuo traerá el fruto de una vida cristiana en cualquiera de las diferentes iglesias, sin importar la creencia y la práctica”.

“Pero, ayer…” – Replicó el granjero – “Usted me dijo que la sinceridad no podrá hacer una sandía con la semilla de un tomate. Por lo tanto, tampoco podría un Bautista venir de la semilla del evangelio puro de Cristo; ni un verdadero Cristiano nacerá de la semilla de la doctrina Episcopal. La semilla del evangelio de Cristo sólo producirá cristianos, cristianos solamente; nunca podría producir algún tipo particular de creyente diferente. Es decir, la semilla Bautista producirá bautistas, y nunca dicha semilla crecería para producir metodistas o luteranos. Esto me parece muy obvio. Las personas no se convierten en metodistas al obedecer la predicación de un luterano, ni en cristianos verdaderos al obedecer la predicación de un bautista”.

“Vamos, amigo mío, seamos razonables” – decía el predicador – “Es mejor que olvidemos esa charla de ayer. Y dejemos a la gente con la religión de sus padres”.

“Si mi madre y mi padre me hubiesen dicho que las semillas de tomate producen sandías, eso no se hubiese convertido en realidad” – Argumentó el granjero - “Y tampoco ayudará a los feligreses de las distintas denominaciones el seguir adelante con una idea falsa transmitida por sus padres… La religión falsa debe ser abandonada, sin importar cuantas generaciones sinceras la abrazaron. Cada cual debe dejar los credos, confesiones, y doctrinas humanas, y asimilar la semilla que lo convertirá en un cristiano verdadero”.

Y la conversación terminó.


Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Local de reuniones

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

El plan bíblico de salvación

Los Diezmos

“Escrito Está”

¿Nos reconoceremos en el cielo?

Encuentros y series para jóvenes, damas y varones organizados por alguna iglesia local

La existencia de Dios