La asombrosa mano de Dios


Por Josué I. Hernández


         La vida está llena de agitación y problemas, incluso para los mejores hombres, “El hombre, nacido de mujer, corto de días y lleno de turbaciones” (Job 14:1). Sin embargo, muchos de los que se enfrentan a una tremenda adversidad, también pueden experimentar un gran triunfo gracias a la asombrosa mano de Dios.

         José fue odiado por el favoritismo que su padre le mostró (Gen. 37:1-4). Cuando tuvo sueños y los reveló a su familia, sus hermanos se ensañaron contra él por la envidia (Gen. 37:5-11). Así, pues, decidieron deshacerse de este “soñador” y terminaron vendiéndole como esclavo (Gen. 37:12-36).
         Todo parecía perdido para el joven José. Sin embargo, Dios estaba con él, y se convirtió en el brazo derecho de su amo (Gen. 39:1-6). Satanás procuró destruirlo a través de la esposa adúltera de Potifar, pero la devoción de José hacia Dios y su integridad por la fe, le impidieron pecar contra Dios, y José huyó de la tentación (Gen. 39:7-13). Pero, al ser falsamente acusado de intento de violación, fue encarcelado.
         Finalmente, José salió de la prisión a través de las circunstancias más inusuales. El rey de Egipto tuvo un sueño que nadie podía explicar (Gen. 41). El copero informó a Faraón del joven hebreo que interpretaba sueños en la cárcel, por lo tanto, José fue convocado para interpretar el sueño de Faraón. Nuevamente, por medio de la asombrosa mano de Dios, Faraón elevó a José como segundo en el reino de Egipto. De prisionero a gobernante en menos de 24 horas. Ciertamente asombroso.

         El rey sirio Ben-adad, sitió Samaria, la capital de Israel (2 Rey. 6:24). Una gran hambruna resultó del sitio, hasta el punto de que la gente estaba pagando el costo más alto por una cabeza de burro, e incluso, por el excremento de los pájaros (2 Rey. 6:25). Las madres estaban cocinando y comiendo a sus propios hijos (6:26-30). Así de desesperada se volvió la situación.
         El rey de Israel quiso matar a Eliseo, el profeta de Dios. Sin embargo, Eliseo les informó que al día siguiente habría comida abundante para todos (2 Rey. 7:1,2). Esto era increíble, muy difícil de creer.
         Al siguiente día, cuatro leprosos descubrieron el campamento de los sirios abandonado, con todas sus provisiones allí. La comida era abundante, para toda la ciudad. Todo esto, un día después que madres comieran a sus hijos. ¡Asombroso!

         Jesús de Nazaret fue despreciado por los líderes judíos y rechazado por el pueblo en general. Finalmente, tuvieron suficiente con su enseñanza, y se cohesionaron para deshacerse de él. Fue detenido en el jardín de Getsemaní, y sometido a un juicio humillante y desalmado, por el cual fue escupido y golpeado repetidamente (Mat. 26:47-68).
         Cuando fue llevado ante Pilato, el trato no mejoró, no hubo justicia. Fue azotado, y una corona de espinas fue colocada sobre su cabeza, y fue nuevamente humillado en todo el proceso (Mat. 27:1-31). Aquel viernes, Jesús de Nazaret fue crucificado y permaneció seis horas en agonía en el madero. Su cuerpo fue puesto en un sepulcro nuevo, el cual fue sellado y custodiado (Mat. 27:32-66).
         Temprano en la mañana del domingo, al tercer día, Jesús salió de la tumba vivo, triunfante y declarado como Hijo de Dios por la resurrección de entre los muertos (Mat. 28:1-10; Rom. 1:4). ¡Asombroso! El más humillado de los hombres triunfó sobre la muerte misma. Pasó de cordero sacrificado a Señor de vivos y de muertos.

         Nosotros enfrentamos dificultades, contratiempos, tristezas, y pruebas duras. Nuestros espíritus están aplastados, y estamos tentados a renunciar en más de alguna oportunidad. Lo que necesitamos recordar en momentos difíciles es la sombrosa mano de Dios.
         El mismo Dios que elevó a José de esclavo a prisionero en un día, es el mismo Dios hoy y por los siglos (Mal 3:6; Heb. 1:12). El Dios que proveyó comida abundante para toda una ciudad que perecía, es el mismo Dios que sustenta todas las cosas con la palabra de su poder (Heb. 1:3). El Dios que levantó a Jesús de la tumba para reinar como Señor Todopoderoso, es el mismo Dios que un día nos resucitará en el día final (1 Cor. 6:14).

         La asombrosa mano de Dios tiene el poder de liberarnos de la esclavitud del pecado y brindarnos la sabiduría y la fuerza sobre las pruebas de la vida. No importa cuan desesperadas y sombrías puedan ser las circunstancias, el Señor proveerá una salida (1 Cor. 10:13), y sobre todas las cosas, él nos dará gozo, paz y esperanza (Rom. 15:13). Que pongamos nuestra fe en Dios, y no en nosotros mismos.

Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Los Diezmos

El plan bíblico de salvación

“SANTOS”

Hoy más que nunca, predicar “a Cristo” requiere que prediquemos acerca de la iglesia local, su organización y su obra

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

“Escrito Está”