“Maestro, querríamos que nos hagas lo que pidiéremos”


Por Josué I. Hernández


         Jacobo y Juan fueron quienes pronunciaron estas palabras (Mar. 10:35). Ellos querían que el Señor les otorgara posiciones de poder en el reino venidero (Mar. 10:37; Mat. 20:21). Entonces, el Señor les preguntó si estaban dispuestos a seguirle y pagar el precio por ello, y ellos contestaron afirmativamente (Mar. 10:39). Luego de la amonestación pertinente, por su ambición carnal, el Señor les enseñó lo que es realmente la verdadera grandeza en el reino (Mar. 10:41-44). Si deseaban ser grandes en el reino, debían aprender a ser siervos “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (10:45).

         Hay una lección para todos nosotros en la petición de Jacobo y Juan. Motivados por la ambición de poder, ellos dijeron: “querríamos que nos hagas lo que pidiéremos”.  
Es tan fácil se egocéntricos y preguntar, “¿qué hay para mí?”. Y no es fácil aquella disposición mansa y humilde, “Señor, ayúdame a comprender y hacer lo que tú quieres que yo haga”.
         Algunas personas quieren que el Señor les ayude a ganar la lotería, o algún evento deportivo. Otros quieren que el Señor los salve a su manera. Muchos quieren que el Señor reciba su adoración de la manera en que la ofrecen. Esta actitud es simplemente inaceptable para el Señor. Él dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Luc. 9:23). Debemos oír la voz de Cristo (Mat. 17:5; Heb. 1:1,2). Él es nuestro Maestro y Señor (Mat. 28:18-20).


         Jacobo y Juan fueron bendecidos cuando se sometieron a la voluntad del Señor. Seremos bendecidos de la misma manera, cuando dejemos de exigir que se haga nuestra voluntad, y obedezcamos de corazón la voluntad de Cristo.

Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Los Diezmos

El plan bíblico de salvación

Hoy más que nunca, predicar “a Cristo” requiere que prediquemos acerca de la iglesia local, su organización y su obra

“Escrito Está”

La Navidad