Vicios...


Por Josué I. Hernández


Todo tiempo festivo es un tiempo peligroso por el uso que de él hace el hombre carnal; se peca mucho en tales días de relajamiento moral (fin de año, vacaciones de verano, fiestas patrias, etc.).  
Por lo general, en tales fechas hay más dinero, y mayores tentaciones para pecar. Y debido a los deseos desordenados del mal corazón, el dinero da la oportunidad de satisfacer los “vicios” más morbosos. Y aunque el dinero es amoral, es decir, no es malo en sí mismo, por lo general en los días festivos el dinero se usa para malos propósitos.

Vicio es la “Disposición habitual al mal. Costumbre o apetito morboso, pero que produce placer. Mala costumbre o hábito contrario a las normas de la buena educación” (Larousse).

Como cristianos y a la luz de las Escrituras podemos afirmar que vicio es toda práctica y hábito pecaminoso. La gente del mundo, reconoce ciertos hábitos como “vicios”, pero al no someterse a la autoridad de la Biblia, no tienen autoridad moral para restringir estos pecados. Los pueden tildar de “poco deseables” o “no recomendables” pero no los pueden señalar como “pecados”. Sin embargo, se “sabe” que estos hábitos han causado mucho daño a los individuos que los practican y a la sociedad.
Estos vicios y malas costumbres pecaminosas, florecen en la época de la primavera. Algunos pecados propios de ésta época son: Ropa inmodesta, baile moderno, palabras groseras, comer en exceso, consumo de bebidas alcohólicas, fumar cigarrillos, usar de marihuana y otras drogas, fornicar, consumir pornografía, apostar en los juegos de azar, etc. Podemos leer catálogos de pecados que bien describen a nuestra sociedad en Romanos 1:29-32; 1 Corintios 6:9,10; Gálatas 5:19-21.

A pesar de que muchos tienen comezón de oír la sana doctrina. Es nuestro deber predicar todo el consejo de Dios (Hech. 20:27) y reprender las obras infructuosas de las tinieblas (Ef. 5:11).

Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Los Diezmos

El plan bíblico de salvación

“SANTOS”

Hoy más que nunca, predicar “a Cristo” requiere que prediquemos acerca de la iglesia local, su organización y su obra

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

“Escrito Está”