¿Qué dice la Biblia acerca de la oración de intercesión a favor de inconversos?


Por Josué I. Hernández


La oración ha de ser habitual en el cristiano. La oración es eficaz, imprescindible, y siempre necesaria, ya sea en nuestra aflicción en la lucha contra el mal, o en la aflicción de otro santo cuando oramos por él, ya sea por su mejoría física o por su restauración a la comunión con Dios (Stgo. 5:13-16). Cristo oró por Pedro, para que su fe no faltara (Luc. 22:31-32). Cristo ora por nosotros delante del Padre celestial allá en los cielos (Heb. 7:25). Y todo esto lo sabemos. Sin embargo, ¿qué de orar por aquellos que no han obedecido el evangelio? ¿Qué dice la Biblia sobre orar por aquellos que no se han vuelto de las tinieblas a la luz?
Algunos hermanos tienen una posición cerrada y definitiva al respecto, y para ellos es malo orar por amigos inconversos, y sólo oran por sí mismos y por hermanos en Cristo.
Considérense las siguientes dos preguntas, y las respuestas que ofrecemos, a la luz de las sagradas Escrituras.

¿Debemos orar por todas las personas, incluidos los inconversos?
Sí, debemos orar por todas las personas, incluidos los inconversos.
Pablo escribió por el Espíritu: "Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad" (1 Tim. 2:1-4).

Pero, ¿podríamos orar para que algún inconverso tenga salud, y pueda estar aliviado de alguna enfermedad?
Sí, podemos orar por el bienestar físico de algún inconverso para que Dios le restaure su salud (Sant. 1:17). Recordemos, es pecado rehúsar orar por otros (cf. 1 Sam. 12:23).
Debemos seguir el ejemplo apostólico (1 Cor. 11:1; Fil. 4:9). El apóstol Pablo oró por el padre de Publio (Hech.28:8), y nosotros los cristianos debemos orar por los enfermos y visitarles en su enfermedad, llevándoles ayuda y consuelo, y sobre todo la palabra del evangelio.


La oración intercesora hace una gran diferencia, y tiene un potente efecto (Stgo. 5:16), por lo tanto es una gran obra (Col. 4:12). Algunas bendiciones Dios no serán concedidas a menos que intercedamos por otros en el ferviente ejercicio de la fe y el amor (Ex 32:10-14). Y la Biblia indica que debemos orar por todos los hombres, y no solamente por hermanos en Cristo.

Entradas populares de este blog

¿Somos salvos solamente por la fe?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Local de reuniones

¿Nos reconoceremos en el cielo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Los Diezmos

El plan bíblico de salvación

Hoy más que nunca, predicar “a Cristo” requiere que prediquemos acerca de la iglesia local, su organización y su obra

“Escrito Está”

La Navidad